Fashion Books – “How To Be a Parisian Wherever You Are”

En realidad no se si es “Literatura”. Lo dudo.

Guía para vestirte, manual de belleza, captura el estilo de, frases de esta, miradas de esta otra. Un millón de libros que seguramente miras con cierto recelo y temor hacia alguna supuesta superficialidad, pero que de seguro alguna parte de ti se muere por hojearlo. La industria de la moda adquirió mayor trascendencia cuando la humanidad comenzó a entender que esto se trataba de expresar al mundo situaciones económicas, políticas, sociales, de plasmar legados en la historia del arte y de transformar algunas fechas en épocas importantes. En esta sección les propondré muchos pero uno a la vez, algunos que tengo, otros que deseo, pero que debo compartir con ustedes.

HOW TO BE A PARISIAN · WHEREVER YOU ARE / Caroline de Maigret, Anne Berest, Audrey Diwan & Sophie Mas

En pocas palabras es el “Je ne sais quoi” característico de las mujeres francesas, explicado por cuatro de ellas. Con este manual, aparte de divertirte e intentar captar inconscientemente el chic parisin, podrás observar y entender el camino que las femelles han recorrido para llegar a lo que hoy orgullosa y humildemente representan.

“Las parisinas modernas dicen aquello que no esperas oír, justo de la manera que querías escucharlo. No están en contra de fumar en la cama y hacen que temas como la política, el arte o la cultura resulten temas fáciles para cualquiera. Te llevarán a una primera cita, a una fiesta y a través de una resaca. Te contarán la manera de entenderte con las bodas y el gimnasio, y compartirán contigo sus direcciones secretas en París para saber dónde ir en un cumpleaños, una cita, un reducto vintage y mucho más”.

¿DONDE? · Amazon aprox 18,00€

Fragmento #1

Cada vez que leo un libro, encuentro partes que me apasionan, que a mi consideración son hermosa y obviamente quiero compartirlas con ustedes

Porque entierrados de pies a cabeza los huelguistas llegábamos cantando y gritando no sólo de oficinas del cantón de San Antonio, sino de cada uno de los cantones de la pampa del Tamarugal. Y el torrente de gente no paraba. La huelga había prendido en la pampa como un reguero de pólvora («Y pólvora de la buena, compadritos» dice eufórico Domingo Domínguez caminando entre el gentío). A ojo de pájaro, éramos más de cinco mil los pampinos aglomerados en las calles del pueblo, avivando la huelga. Hombres de distintas razas y nacionalidades, algunos de los cuales no hacía mucho se habían enfrentado en una guerra fratricida, se unían ahora bajo una sola y única bandera: la del proletariado. Y era tanta la efervescencia de la gente, que los medrosos chinos de los despachos y tiendas de abarrotes, y los macucos dueños de las fondas y cantinas del pueblo, habían cerrado con trancas y sólo atendían por la puerta chica. Y mientras esperábamos el arribo del señor Intendente, y los obreros seguían llegando en columnas por los cuatro horizontes del desierto, espontáneos oradores comenzaron a trepar resueltamente al kiosco de música en la plaza, o a encaramarse sobre la plataforma de los carros en la estación del ferrocarril, en donde habíamos levantado campamento, para improvisar encendidos discursos que hablaban de justicia y redención social, discursos que nos inflamaban el espíritu de la necesidad urgente de romper cadenas, quitar vendas y liberarnos de una vez y para siempre del opresor yugo capitalista. Con voz de profetas desatados, estos arengadores vaticinaban elocuentes y rotundos sobre lo brillante que se veía emerger el sol del porvenir en el horizonte del proletariado. Y era lindo para nosotros oír todo aquello y vernos unidos por primera vez en pos de las reivindicaciones tanto tiempo esperadas. Era emocionante hasta las lágrimas ver a los operarios de la pampa unidos como un solo pueblo, como un solo hombre, luchando en contra del mismo y común .

Rivera Letelier, H. (2002) Santa Maria de las Flores Negras,(1era ed.) Grupo Editorial Planeta, Buenos Aires. 

Marcha de los obreros en huelga en Iquique antes de ser alojados en la escuela.